El teatro en el mundo de los niños

Cuando imaginas una noche en el teatro, probablemente te imagina una noche entretenida, relajada y viendo cómo se desarrolla una historia, alejándote de la realidad durante unas horas.

Lo que quizás no te das cuenta es que el teatro es más que entretenimiento. El teatro es una experiencia de aprendizaje única e inmersiva para audiencias de cualquier edad.

Y es por mucho, uno de esos entornos importantes en donde llevar a los pequeños les puede abrir un mundo diferente, más allá de solo la imaginación.

A veces te preguntas sobre lugares en dónde ir con niños y puedan pasar un grato agradable y en mucho de los casos, el teatro no figura en esa lista de opciones y sabes qué… es una buena alternativa, mira por qué:

a) Rendimiento Escolar

Existen estudios que demuestra que los estudiantes que están expuestos a las artes tienen más probabilidades de participar en el servicio comunitario.

Resultado de imagen para teatro infantil

Y también se ha encontrado que es menos probable que abandonen la escuela.

Los estudios realizados por neurocientíficos han demostrado que tanto el hemisferio izquierdo como el derecho del cerebro necesitan ser estimulados por completo.

Cuando existe una estimulación en ambos hemisferios, el cerebro pueda utilizar su verdadero potencial.

Esto significa que es tan importante sumergir a los niños en actividades creativas que ejercitan el cerebro derecho, como sumergirlos en actividades científicas y analíticas para el cerebro izquierdo.

Si los niños están expuestos a artes escénicas adicionales, en realidad estarán trabajando para lograr procesos de pensamiento más efectivos.

Entonces, además de llevarlos al teatro para que conozcan este mundo… participar en actividades de esta índole les ayudará a su formación integral.

b) Cultura

A través del teatro, el público está inmerso en historias sobre personajes de todos los orígenes imaginables.

Los espectáculos en vivo enseñan a los niños cómo apreciar a las personas de todo tipo y cómo respetar otros puntos de vista.

Una buena obra de teatro infantil (en particular) lleva una historia con un punto de vista único, que abarca desde historias sobre bailarinas, gatos siameses, hermanos, nuevos estudiantes y elfos, se exploran culturas y personajes de todo el mundo.

Además, los personajes de períodos históricos brindan a los espectadores la oportunidad de aprender sobre eventos y personas del pasado.

No solo es importante aprender sobre diferentes tipos de personas y aspectos de la vida, sino que estos programas también dan una idea de las vidas de otras personas.

El teatro te permite ponerte en los zapatos de otra persona y ver la vida desde su punto de vista. Esto enseña a los jóvenes lecciones de empatía y relatividad cultural.

c) Paciencia

Llevar a tu hijo al teatro por primera vez puede ser una experiencia desafiante. Es posible que los niños no se den cuenta de cuán diferente es el teatro en vivo de estar sentado frente a un televisor o incluso la pantalla de cine.

Ver televisión se ha convertido en una forma de entretenimiento extremadamente popular para los niños. Debido a la frecuencia con que los niños ven la televisión, no están acostumbrados a concentrarse en una cosa durante una hora y media.

El teatro ayuda a los niños a adaptarse a no ver una nueva imagen cada 3-4 segundos, y a darse cuenta de que algo puede ser entretenido y atractivo sin un cambio constante de escenario.

Aprenderán a sentarse en silencio, respetar a los demás y prestar atención.

Back to top